21 Dic 2012
Diciembre 21, 2012

¿Por qué jugamos a la lotería?

0 Comment
Share

Cuando nos hacemos esta pregunta surgen varias respuestas: ilusión, sueños, tradición, esperanza, felicidad, costumbre… cada persona se reflejará en la más cercana. A veces se trata de un poco de cada.

Es cierto que aún siendo conscientes que las posibilidades de ganar la lotería son escasas, por no decir nulas, seguimos jugando. No sólo jugamos, sino que esperamos ganar: “¿Y si me toca?” “A mi vecino le tocó hace tres años, entonces me puede tocar a mi éste” “Si juego a los mismos números año tras año, alguno me tocará…” “Después de tantos años jugando al mismo número no puedo dejarlo ahora… ¡mira que si sale…!” Estas son algunas de las frases que nos mantienen atados a la tradición de jugar todos los años. En realidad no se trata tanto de ganar, sino de soñar que ganamos y lo que haríamos… ¡A nadie le amarga una ilusión!

La lotería supone una manera de compartir esta ilusión, de intercambiar esperanzas y buenos deseos y si utilizamos la Navidad para ello, ¡bienvenido sea! Siempre que el fín último sea éste, disfrutaremos año tras año de tan arraigada tradición: jugar y regalar décimos, compartir momentos de tensión mientras salen los números, las llamadas para compartir alegrías y el desearnos suerte para el año siguiente. En cualquier caso sirve como forma de desearse y de imaginar por unos días lo felíz que seríamos si tuviéramos tanto dinero.

Es cierto que asociamos estos opulentos sueños a la felicidad, y aunque los euros no entren en casa, nosotros hemos soñado, hemos vivido el sueño y lo seguiremos haciendo.

¡Feliz ilusión!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *